ELIMINANDO HERMANOS

Creo que no sentia tanta emoción, orgullo y esperanza por nuestra selección, desde el mundial en Disney World donde con D10s, el Canni, Bati, Redondo, Rugeri, Goyco, Balbo, etc… nos traíamos la copa si no nos cortaban las piernas.
Haber pasado la mitad del torneo eliminatorio y estar tranquilos y para colmo jugando bien es increible.

El despliegue de la constelación de estrellas en el partido con Uruguay fue increible (Una selección charrua que era hasta hace poco considerada como el mejor equipo de sudamérica y uno de los mejores del mundo, pero que hoy desgraciadamente está pasando un altibajo), se llegó al punto de no entender lo que veíamos ese viernes por la noche. Eso sumado a los dos goles de Lio y el Pipa en Santiago emocionaron a niveles impensados.

El equipo está creciendo, se percibe unido, en ascenso en calidad de juego y eso nos hace potencia, porque cuando el equipo no aparezca, o tenga uno mejor en frente, tenemos no solo el as de espada, venimos con el de basto y los dos sietes, porque tenemos cuatro jugadores que en una jugada te pueden ganar un partido.
Y quiero hacer una mención especial para Pachorra Sabella, un animal de técnico, que está pudiendo hacer un equipo partiendo de individualidades millonarias y de alto ego que se juntan cada tres meses, tarea para nada sensilla, pero que se hace más facil si uno mantiene el equipo.

Un dato: Messi tiene 31 goles en la selección, 14 los metió en 14 partidos que jugo con Sabella como técnico.  El chabón lo hizo explotar, como hizo explotar a Estudiantes y en su momento hizo sufrir al Barcelona y supo como marcarlo a Messi también, cosa que muchos le preguntan y el obviamente no contesta, pero cuando no compromete el objetivo si habla, siempre tranquilo y moderado y cada tanto baja alguna linea de apoyo al proceso político que vive sudamérica, tratando de hermanas a las otras selecciones pero al mismo tiempo eliminándolas de Brasil.
¿Qué más podemos pedir?