12 HS CON GENDARMES K

12 hs con gendarmes

El pasado 3 de Octubre la noticia de que cientos de prefectos coparon dos sedes de su fuerza en la ciudad de Buenos Aires para protestar por la forma de liquidación de sus sueldos fue, por lo menos para algunos de nosotros, sorpresivo…

Enseguida recordé un inolvidable y anecdótico viaje junto a dos compañeros de LaUno al norte de nuestro país.

 

A principios de año supimos aprovechar un fin de semana largo e hicimos un viaje de 1340 kms hasta la ciudad de Catamarca para visitar a un amigo y simpatizante del Maestro Amor (sí, un amigo nuestro es simpatizante del tipo) y de paso ver cómo era ser un devoto de San Pedro (ya que en Catamarca está lleno de cactus por todos lados).

 

El viaje transcurrió sin mucho para contar hasta que llegamos a la provincia de La Rioja. Recuerdo que después de más de diez horas de manejo y con solo hora y media de poder dormir, mis compañeros me despiertan. Había que bajar del auto porque Gendarmería necesitaba revisar el auto. Estábamos complicados…

 

Luego de 6 horas de sacarnos fotos con los resultados de las pericias que se hacen habitualmente en estos casos, sin poder evitar sonreir para la cámara (nos resultaba muy bizarro todo, lo encontrado era para consumo personal y era más que obvio por las cantidades) y de llenar y firmar 42 mil papeles, fuimos llevados al destacamento donde estuvimos otras seis horas para llenar y firmar oootra cantidad similar.

 

Cuando dijimos que “TODO ES DE TODOS” (bien zurdos los tipos), se notó en las caras de lo oficiales un arrepentimiento importante por el hecho de habernos detenido y registrado (todo por triplicado fue el asunto). No pudieron convencernos de que se haga cargo uno solo y sin querer se la complicamos.

 

En ese lapso de tiempo tuvimos la oportunidad de conocer a varios gendarmes con los que pudimos entablar algún tipo de “buena onda” a pesar de las circunstancias ya que era más que evidente que éramos gente trabajadora con algún tipo de “gustos”, pero de ninguna manera “traficantes” de nada. El gendarme encargado de vigilarnos (no había necesidad de encerrar a tres “trabajadores pacifistas”) fue custodio personal de la Presidenta en una ocasión y nos lo contó con el pecho más que inflado.

 

Todavía me acuerdo del comentario de mi amigo cuando salí de marcar mis huellas dijitales en 178 mil papelitos de mierda, “Caímos en una seccional de Gendarmería K!!!”, dijo con una sonrisa inimaginable en cualquier situación similar. Y bueno, ahí la cosa se puso más coloquial con el muchacho. El tipo era un morocho con pinta de pulenta de apenas 21 años que daba gusto escucharlo hablar con tanto agrado sobre un gobierno y una Presidenta que (según su mirada) le había devuelto la dignidad a la institución, aumentando sueldos y poniéndolos en un lugar más destacado.

 

Charlamos largo rato sobre lo bueno que era un gobierno que sabe reconocer la importancia de una fuerza mucho más confiable y transparente que La Federal (mucho menos atravesada por la corruptela, digamos) y sobre la fuerte apuesta que se hizo por la misma. El pibe estaba orgulloso de que su Fuerza tenga tal reconocimiento, no se podía negar.

 

Luego de los trámites correspondientes pudimos continuar con nuestro viaje. Nos fuimos del lugar saludando a todos y todas con mucha simpatía por el buen trato que habíamos recibido, ya que podría haber sido mucho peor y eramos concientes de eso (podríamos haber quedado todo el fin de semana adentro… ) y con la sensación de que la Patria y nuestra querida Cristina estaba siendo cuidada por los mejores.

 

En cuanto al decreto 1307, (desde un fallo de la Corte Suprema de Justicia) tiene como objetivo regular los salarios de las fuerzas de seguridad, distorsionados por una gran cantidad de amparos vigentes y de maniobras dudosas por la que algunos jueces, que estarían arreglados con buffetes de abogados, imponían sueldos de 30, 70 o 100 mil pesos.

 

Para cerrar la historia habría que recalacar algunas cosas: La desilusión de que el Pedro no pegó (quizás elegimos mal los cactus), el susto que se tuvo de que uno de los compañeros fuera “coptado” por el Maestro Amor y no volviera con nosotros y la fuerte convicción de que CON LA DEMOCRACIA NO SE JODE.

 

La investigación del “Perro” es impecable.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-205047-2012-10-07.html